Chivas se impusieron 2-0 en la Jornada 17, última del torneo regular del Apertura 2008, a los Indios de Ciudad Juárez, y con eso llegaron a 25 puntos en el certamen.

Sin embargo, la suma de goles no alcanza para que el Rebaño pueda acceder a la Liguilla del Futbol Mexicano, pues las combinaciones de resultados que necesitaba no le favorecieron y así se le corta una racha de cinco torneos consecutivos de estar metidos en la Fiesta Grande.

Previo al partido entre Chivas e Indios, Cruz Azul había goleado a los Jaguares de Chiapas 4-1 y los Tecos hicieron lo propio con Puebla, 3-0. La Máquina ya era inalcanzable para el Guadalajara, pues sumó 26 unidades, y Chivas aspiraba máximo a conseguir 25; con la UAG existía la probabilidad de pelear el boleto, ya que al igual que los rojiblancos contaban con 22 puntos hasta antes de disputar la jornada, aunque los dirigidos por Miguel Herrera contaban con una mejor diferencia de goles.

Los de Zapopan dejaron la vara muy alta para Chivas, al contar con una diferencia de +2, por lo que el Rebaño, con -2, debía anotarle cinco tantos a Ciudad Juárez y que no recibieran ni uno sólo.

Le faltaron convertir tres más, y Chivas, aunque no está del todo eliminado del torneo, pues necesita que Tigres le gane al Morelia y que San Luis venza al Toluca, prácticamente se está haciendo a la idea de que todavía queda esperanza para que el Guadalajara pueda remontar el marcador en Semifinales de la Copa Sudamericana, el próximo miércoles en Porto Alegre, contra el Internacional.

Guadalajara salió a cumplir con el guión que ya estaba escrito para este partido: Chivas a lo suyo que era atacar, e Indios a meterse atrás y a defenderse con todo de las embestidas rojiblancas.

Y aunque los primeros minutos el Guadalajara arribó sin mucho peligro a la portería de Cirilo Saucedo, tenía la pelota en su poder, y eso ya era alguna ganancia. Conforme fueron avanzando los minutos, las intentonas del Rebaño se hicieron sentir en el área rival.

Las llegadas se estaban generando, por todos los sectores trataban de crear daño a la portería de Saucedo, por el centro, por los costados, con tiros de larga distancia, mediante destellos individuales, pero el esférico se estaba comportando caprichosa, ya fuera que se iba a las manos de Saucedo, se iba arriba o a un lado de la portería contraria, o simplemente.

Omar Arellano se metía una y otra vez al área, Ramón Morales se cansaba de enviar centros al área por izquierda, Sergio Santana y Marco Fabián eran creadores de las jugadas en el medio campo, y Alberto Medina trataba, junto con Arellano, de sacar a relucir la contundencia que tanto necesitaba el equipo.

Al 12’, el marcador estuvo a punto de abrirse a través de un disparo violento a las afueras del área de Marco Fabián que alcanzó a desviar Saucedo y después pegar en el poste, Indios se salvaba de la primera clara. El conjunto rojiblanco estaba prácticamente encima, pero sin que surtiera efecto el primer gol que comenzara la cuenta regresiva hacia el milagro.

No fue sino hasta al 29’ cuando tras una buena jugada de Sergio Santana, eludió a dos marcadores y se metió hasta el área, donde no pudo jalar el gatillo y en cambio cedió a Marco Fabián, quien estaba detrás de él, y éste sin pensarlo mucho prendió un disparo que se fue a las redes, para el 1-0, lo que prendía en esos momentos una tenue llama de esperanza para conseguir meter cuatro más en 60 minutos.

Pero el tiempo se acabó en la primera parte y el segundo que hubiera dado un poco de mayor colchón, nunca llegó.

Ya en el complemento, el Rebaño Sagrado nunca se dio por vencido, y se fue con toda su ofensiva al marco de Cirilo Saucedo. Efraín Flores hizo sus tres cambios, metió a Antonio Olvera en lugar de Juan Ocampo, quien ya tenía una tarjeta amarilla, al ‘Gaucho’ Ávila y a Édgar Solís. En especial, los dos últimos buscaron mayor profundidad, pero las oportunidades de gol se iban reduciendo.

Todavía llegó un gol más, con otra aportación de Santana, quien dentro del área se acomodó y mandó un servicio a un solitario Alberto Medina, que solamente la empujó para rubricar el 2-0 al 66’.

Ciudad Juárez intentó acortar distancias, tuvo mayor posesión del balón y sus intentos le fueron quitando el tiempo que necesitaba el chiverío. El cansancio por haber jugado un duro partido a media semana se hacía evidente, y al final dio su mejor esfuerzo ante su afición para cubrir el requisito que las circunstancias le exigía.

Solamente una difícil combinación podría darle el pase a Chivas a la Liguilla, pero en sus manos está seguir vivo en la Copa Sudamericana.

Chivas de Corazon

Video Vip

Facebook